Distintos analistas coinciden en que la renta variable es una de las mejores opciones en la estructuración de los portafolios de inversión y señalan algunos aspectos a tener en cuenta.

Por Valora Analitik para Grupo SURA*

Las preguntas sobre las decisiones de asignación de capital en 2020 se convierten a principio de año en uno de los principales temas para inversionistas y el mercado, especialmente, respecto a cuáles son las principales variables qué se deben tener en cuenta.

En este sentido, las opciones en renta variable son unos de los principales atractivos para inversionistas: a pesar de su mayor riesgo, con una adecuada combinación y diversificación del portafolio, se pueden obtener buenas rentabilidades en medio de la volatilidad global y mayores temores que pueden impactar las decisiones.

El Grupo de Investigaciones Económicas de Bancolombia, por ejemplo, prevé que el índice Colcap de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) se valorice 8%, para llegar a los 1.790 puntos a finales de 2020.

Buena parte de este potencial de valorización se explica por tres modelos: el primero de ellos es el fundamental, el más optimista al asumir que todas las compañías liberarían su potencial a cierre de 2020, de acuerdo con los precios objetivos de cada una. La metodología fundamental arroja un potencial de valorización del 13%, hasta 1,870 puntos; derivado principalmente de las revisiones al alza de los precios objetivos de las acciones del sector financiero y otros activos.

Por su parte, el modelo de valoración relativa, que registra un crecimiento de utilidades en las compañías, arroja un nivel objetivo de 1,750 puntos, sugiriendo una valorización del 6%, impulsado principalmente por estimaciones positivas en las utilidades del sector financiero y consumo.

En tercer lugar, el modelo de sentimiento, si bien es el más conservador, registra un cambio positivo respecto a las proyecciones anteriores. Este sugiere un nivel a cierre de año de 1,740 puntos, con un potencial para el mercado del 5%. Si bien venía mostrando una tendencia alcista, en línea con el optimismo presentando por el mercado desde finales de 2018, para las proyecciones de 2020 tuvo un incremento del 7%, siendo de los tres modelos el que presenta una mayor variación positiva.

Entre tanto, Davivienda Corredores, proyecta que la BVC tendrá el mejor retorno por dividendo, con una proyección de 4%, entre las principales bolsas latinoamericanas.

Variables para tener en cuenta

Por eso un inversionista debe tener en cuenta para elegir las acciones en las cuáles destinará sus recursos, “variables fundamentales, el momento, la liquidez y el sentimiento, así como posibles rebalanceos de índices internacionales que puedan afectar también la liquidez de ciertos activos”, explicó Gabriel Mendoza, experto en mercados internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

De acuerdo con María Fernanda Díaz, directora de Estructuración de Mercado de Capitales de Bancolombia, también es estratégico que el inversionista tenga muy presente sus objetivos de inversión: “no solo se definen por lo que pase el año entrante, sino por lo que ocurra en el horizonte de tiempo en el cual debe cumplir con sus objetivos de inversión”.

Ahora, si solo se tiene en cuenta lo que sucederá en 2020, Díaz añadió que el perfil de un inversionista con un objetivo de inversión de “crecimiento moderado” debería tener presente:

  • Que se ha reducido la expectativa de crecimiento global y eso tiene implicaciones en el desempeño de los mercados financieros.
  • Que los retornos esperados en los mercados accionarios son menores que los vistos en 2019 y, aun siendo positivos, hacen que la expectativa baje un poco y por eso debe considerar instrumentos que protejan por el efecto de la inflación.
  • Evaluar la inversión en temas inmobiliarios también puede contribuir a generar un retorno interesante, sin comprometer la rentabilidad, el riesgo y sin sacrificar la liquidez.

Claves para un portafolio de cara a 2020

De este modo, Díaz explicó que en una combinación de portafolio interesante para el próximo año la renta variable tiene un peso importante, aunque se deberían considerar activos inmobiliarios y parte en renta fija, en la perspectiva de un inversionista de perfil moderado, como se aprecia a continuación:

Con esta composición de portafolio, la directora de Estructuración de Mercado de Capitales de Bancolombia señala que habría una rentabilidad esperada para 2020 cercana a 7.20%, en términos efectivos anuales, con unos retornos estimados, distribuidos así: en renta fija colombiana, de 5.8%; en acciones colombianas, aproximado a 8.2%; en vehículos inmobiliarios, que esté entre  9% y 9.2%; en renta fija internacional sería, en pesos, cercano a 6%; mientras que en el componente de acciones internacionales, se acercaría a 11%.

Por su parte, Germán Cristancho, gerente de Investigaciones Económicas y Estrategia en Davivienda Corredores, explicó que las recomendaciones en renta variable deben considerar aspectos fundamentales de inversión y una calificación que responde al nivel de riesgo asociado a la recomendación emitida, acorde con las variables que tiene cada economía o región de cara al año que inicia.

Por eso y teniendo en cuenta la coyuntura global, que ha sido especialmente difícil este año para los mercados desarrollados, con tasas de crecimiento que no superan el 2.5% en su gran mayoría, se tornan como estratégicos los mercados emergentes y las economías de países latinoamericanos como Colombia, el cual resalta por su dinámica positiva en el contexto regional.

Esta situación se ha empezado a traducir en un mejor comportamiento de las acciones locales que, medidas por el índice MSCI, acumulan un retorno total de 21.7% y casi que doblan el de la región latinoamericana, que alcanza 11.9%, “que son resultados muy positivos, ante la volatilidad global y el impacto que han tenido los mercados más desarrollados”, agregó Cristancho.

En cuanto al panorama latinoamericano, el directivo de Davivienda Corredores cree que se prevé un año más positivo que 2019, debido a la recuperación esperada en varias de las principales economías de la región, lo que beneficiará el panorama desde el ámbito inversionista. 

“El año 2020 puede tener algo de recuperación en el crecimiento de los socios comerciales y, particularmente, de los países latinoamericanos. Brasil o México, que vienen de tasas de crecimiento muy bajas, están recortando sus tasas de interés, y también lo están haciendo Chile y Perú. Lo anterior debería llevar a que haya un incremento en las tasas de crecimiento durante 2020, aunque será leve. La región va a pasar, según las proyecciones del Fondo Monetario Internacional, de una tasa de crecimiento de 0.2 % en 2019, a una cercana al 1.8%. Así que, en general, debería haber un repunte”, afirmó Cristancho.

Además, el retorno general de las acciones colombianas, si bien ha sido favorable en un contexto regional durante 2019, los precios de las acciones aún no reflejan el valor justo de sus condiciones financieras. A su vez, los niveles bajos de las tasas de interés en el mercado de renta fija hacen mucho más atractivas las acciones como alternativa de inversión en los portafolios.

En conclusión, los expertos consideran que aspectos como los bajos volúmenes de negociación, la incertidumbre generada por situaciones como la disputa comercial entre Estados Unidos y China, así como el desenlace de diferentes investigaciones a compañías específicas, son riesgos que persisten para 2020 y qué deben ser tenidos en cuenta por los inversionistas.

Por ello, en definitiva, cobra mayor relevancia enfocar los recursos en compañías financieramente sólidas, con métricas de apalancamiento razonables y oportunidades de crecimiento rentable.

*Este artículo es elaborado por el equipo de Valora Analitik para Grupo SURA. Su contenido es de carácter periodístico y no compromete posturas o recomendaciones específicas de nuestra Organización.