Las previsiones de entidades multilaterales y analistas para las principales economías latinoamericanas en 2021 vienen al alza, gracias a mejores resultados en los datos macroeconómicos y avances en el proceso de vacunación contra el Covid-19.

 Por Valora Analitik para Grupo SURA*

La actividad económica global se ha recuperado más rápido de lo previsto en 2021 y las mejoras en las proyecciones económicas en diversas regiones del mundo siguen a pesar del impacto de nuevas variantes de Covid-19 como la delta, tal como revelan los reportes de entidades multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y los principales analistas para América Latina que reúne cada mes la encuesta FocusEconomics.

Según el FMI, la economía mundial crecerá 6.0% este año mientras que el Banco Mundial es más moderado y prevé que la economía global se expandirá un 5.6%, el ritmo posterior a una recesión más acelerado en 80 años. La mejora está relacionada sobre todo con la reapertura económica permitida por el aumento de la vacunación y los grandes estímulos fiscales y monetarios en vigor en economías desarrolladas.

Pero en regiones y mercados emergentes como América Latina, una de las regiones más afectadas por la emergencia sanitaria desde 2020, las perspectivas de crecimiento económico se elevan incluso a un 6.3% según el FMI, por encima del promedio mundial. En tanto, los principales analistas macroeconómicos en la región ven un alza de 5.6%, según FocusEconomics, favorecida por el dinamismo del comercio exterior en los principales países latinoamericanos que trata de mitigar aún la vulnerabilidad frente a los impactos derivados de las economías en vía de desarrollo por la distribución cada vez más rápida y amplia de las vacunas contra el Covid-19 que permitan una reapertura progresiva.

La recuperación en la región en 2021, según FocusEconomics, será liderada por Perú con un 9.6%, seguida por Chile con un 7.2% y Argentina con un 6.3%. En el rango inferior se ubican Ecuador con un crecimiento del PIB de 3.4%, Uruguay con un 2.7% y un -4% para Venezuela, siendo el país con peores perspectivas para este año.

Estas proyecciones también son más promisorias debido al estancamiento y poco crecimiento en la mayoría de las economías latinoamericanas, previo a la crisis por Covid-19, por lo que ahora están bien posicionados para beneficiarse de la recuperación económica que se espera, gracias a los estímulos y al incremento del consumo que se espera en cada uno de ellos.

 

Para Antonia Mendoza, experta en macroeconomía y comercio internacional del Tecnológico de Monterrey en México, estas proyecciones son coherentes “con un repunte que se espera sea moderado y que llega en un contexto justo después de una década de crecimiento lento en general para América Latina”.

La experta agregó que hay que prestar especial atención a la evolución de sectores especialmente afectados por la pandemia como hoteles, restaurantes y servicios personales, de gran impacto para las economías latinoamericanas y que se han visto afectados de manera desproporcionada por la pérdida de empleos, un ítem que sigue siendo el talón de Aquiles para los gobiernos de la región.

También, la economía regional debería recuperar algunas de las pérdidas del año pasado, gracias a la eliminación gradual de las restricciones y la recuperación de la demanda mundial especialmente de materias primas como petróleo, cobre, café o soya, que están mejorando sus precios desde hace meses y significan mayores ingresos al ser productos claves para las principales economías de América Latina. A pesar de estas mejoras graduales, de cara al desarrollo del segundo semestre, los analistas de FocusEconomics señalan como factores en contra tensiones sociales y políticas y los considerables déficits fiscales que puedan nublar en algún modo la recuperación en las perspectivas macro.

A su vez, el Banco Mundial y el FMI explican que los países latinoamericanos también tendrán que facilitar un ciclo de reinversión destinado a lograr un crecimiento sostenible que dependa menos de la deuda pública y que ayude a contribuir en su mejora.  

Para Alejandro Reyes, economista principal de Bbva Research, el panorama internacional es optimista pues “en general, ahora hay mejores perspectivas de crecimiento también para los países emergentes, aunque en la mayoría de ellos los niveles de PIB anteriores a la crisis tardarán más en alcanzarse”.

Reyes agregó que la reapertura de la actividad permitida por un mejor control de la pandemia, la recuperación económica conexa, algunos cuellos de botella de la oferta y unos precios de las materias primas más altos favorecen la economía regional, bastante dependiente de sus relaciones con países como Estados Unidos que lideran gran parte de la recuperación global.

Por otro lado, se espera que la inflación se mantenga bajo control, aunque por encima de los niveles de la década anterior, debido a unas políticas fiscales, sociales y laborales más favorables, a unos bancos centrales ligeramente más tolerantes con la inflación, al proteccionismo comercial y a las políticas de transición energética, entre otros factores, agregó Reyes.

En este sentido coincidió Juan Pablo Espinosa, Director de Investigaciones Económicas de Bancolombia, quien agregó que el avance previsto de la economía mundial para 2021 se ha consolidado, gracias al aporte de Estados Unidos y China.

“Esto ha traído consigo una aceleración de la demanda externa, y ha soportado el aumento de los precios de las materias primas. Asimismo, las tasas de interés en el mundo desarrollado siguen bajas, con lo cual los inversionistas globales continúan en la búsqueda de rentabilidad en los mercados emergentes”, agregó Espinosa.

Prueba de ello es que entidades como Goldman Sachs y Bank of America han señalado recientemente que ven un alto potencial y apetito de inversión en mercados emergentes. Además, ven como favorables las fuertes alzas en las tasas de interés de países de la región como Brasil, Chile y México. De hecho, el aumento aplicado por el Banco Central de Chile a final de agosto (75 puntos básicos) fue el mayor crecimiento de tasas de interés en dos décadas, por lo que esta dinámica para los países latinoamericanos se convierte de nuevo en atractivo para los inversores institucionales.

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, indicó ante este nuevo panorama que, si bien hay leves mejoras, “necesitamos políticas para una recuperación transformadora con énfasis en la inversión. Políticas industriales y tecnológicas para impulsar el crecimiento de sectores más intensivos en tecnología y generadores de empleos de calidad. Reestructurar los sistemas de salud y educación. Sostener las transferencias, universalizar un ingreso básico de emergencia, implementar bonos contra el hambre, asegurar el acceso a una canasta básica digital y fortalecer el apoyo a las Mipymes”.

Los siguientes son algunos de los puntos claves para el segundo semestre de 2021 en relación con las nuevas proyecciones macroeconómicas en los principales países latinoamericanos:

Argentina

El PIB debería recuperar algunas de las pérdidas del año pasado en 2021, gracias a la eliminación gradual por Covid-19 de las restricciones en el país y en el extranjero. Sin embargo, la alta inflación, los controles de capital y la elevada incertidumbre política limitan el ritmo de la recuperación. Además, la incertidumbre sobre las renegociaciones de deuda en curso con el FMI y la evolución de la pandemia mitigan algunas de las perspectivas.

Aunque se espera que el crecimiento interanual se haya acelerado en el segundo trimestre, es probable que las condiciones económicas empeoren en términos secuenciales, ya que el deterioro de la actividad económica en términos intermensuales en abril y la menor confianza del consumidor en el trimestre apuntan a una dinámica moderada.

Los analistas de FocusEconomics ven que la economía crecerá un 6.3% en 2021, lo que representa un aumento de 0.2 puntos porcentuales con respecto a la estimación del mes pasado.

Brasil

La economía debería expandirse este año, respaldada por una demanda interna y externa más fuerte a medida que se implementan las vacunas contra Covid-19 y se relajan gradualmente las restricciones.

El país se ve favorecido por recientes datos macro como las condiciones comerciales que mejoraron recientemente, las ventas minoristas y la confianza del consumidor que aumentó en el segundo trimestre, siendo la lectura de junio la mejor en siete meses. El gobierno presentó una nueva fase de su proyecto de reforma tributaria, proponiendo recortar los impuestos sobre la renta y las ganancias corporativas y aumentar los impuestos sobre las ganancias de capital, que ahora debe ser aprobada por el Congreso.

Por otro lado, las métricas fiscales débiles, los niveles elevados de deuda pública y el ruido político antes de las elecciones presidenciales de 2022 plantean algunos riesgos a la baja.

Los analistas de FocusEconomics ven que la economía se expandirá un 4.8% en 2021, lo que representa un aumento de 0.5 puntos porcentuales con respecto al pronóstico del mes pasado.

Chile

La economía debería recuperarse con fuerza este año, en medio de la eliminación gradual de algunas restricciones internas y externas, y de políticas fiscales y monetarias expansivas. Sin embargo, la persistente incertidumbre sobre efectos de la pandemia, las próximas elecciones generales de noviembre y el proceso constituyente rodean también las perspectivas que ubican a Chile como el segundo país con mejor proyección el PIB en la región.

Aunque el aumento interanual del PIB habrá aumentado en el segundo trimestre gracias a un efecto base favorable, la dinámica se enfrió debido al aumento de las infecciones por Covid-19 y cuarentenas. Además, la confianza empresarial se debilitó en el trimestre, lo que, junto con la caída de los precios del cobre en junio, apunta a una actividad más leve del sector privado.

Los panelistas de FocusEconomics ven que el PIB crecerá un 7.2% en 2021, lo que supone un aumento de 0.4 puntos porcentuales con respecto al pronóstico del mes pasado.

Colombia

Este año, se espera que la economía colombiana crezca de manera sólida en línea con la firme demanda interna y externa, mientras que el aumento de los precios del petróleo y el café debería respaldar aún más al sector externo. Pero también hay riesgos que inclinan a la baja: incertidumbre política por el impacto de las protestas sociales que iniciaron en abril, las rebajas de calificaciones soberanas que tomaron S&P y Fitch Ratings en el primer semestre y el posible impacto que pueda tener la nueva reforma tributaria que espera ser aprobada a finales de agosto.

Los datos apuntan a un fuerte segundo trimestre, pero las protestas parecen haber obstaculizado parte de la recuperación. Aunque en parte debido a un efecto de base bajo, tanto la producción industrial como las ventas minoristas se expandieron a tasas récord en abril, mientras que el crecimiento de las exportaciones e importaciones de mercancías alcanzó máximos de varios años en abril-mayo.

Los panelistas de FocusEconomics proyectan que el PIB crecerá un 6.2% en 2021, lo que supone un aumento de 0.4 puntos porcentuales con respecto al pronóstico del mes pasado.

México
Se espera que la actividad se recupere en 2021 a medida que el rápido crecimiento de la economía en EE. UU., su principal aliado comercial, impulse las remesas y las exportaciones. Sin embargo, un apoyo fiscal débil probablemente afecte la demanda interna. La actividad económica ha sido resistente a pesar de las restricciones más estrictas por el Covid-19 a principios del trimestre y los cortes de energía que afectaron la producción manufacturera.

Aún hay expectativa por el movimiento que llevará al exsecretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, a dirigir el Banco de México (Banxico) a partir de enero de 2022. Se espera que la reorganización en la dirección de la política monetaria del país mantenga el enfoque de la administración en el gasto social mientras ejerce la moderación fiscal, pero plantea interrogantes sobre la autonomía del emisor al ser Herrera nominado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los panelistas de FocusEconomics proyectan que la economía se expandirá un 5.7% en 2021, lo que supone un aumento de 0.4 puntos porcentuales con respecto al pronóstico previo.  

Perú
Se prevé que la economía peruana crezca al ritmo más rápido en la región este año, ya que la demanda interna se ve impulsada por un mayor gasto de capital y de consumo, y la mejora de la demanda externa respalda las exportaciones, especialmente en el sector minero. Sin embargo, existe incertidumbre política con la llegada del presidente Pedro Castillo, lo que aún golpea la confianza de las empresas y los consumidores.

La actividad económica creció un 58.5% en términos interanuales en abril, por encima del aumento del 18.2% de marzo y marcó el mejor resultado de la historia. Sin embargo, las rápidas aceleraciones en los servicios de turismo, transporte, construcción y minería impulsaron la lectura general en el segundo trimestre del año.

Se proyecta que el PIB aumentará un 9,6% en 2021, dato que no ha cambiado con respecto al pronóstico del mes pasado.

Uruguay
Se prevé un repunte de la economía uruguaya, aunque menos que en otros países de la región, al fortalecer la demanda interna y externa a medida que se implementan las vacunas y se eliminan gradualmente las restricciones. Pero, las finanzas públicas representan un riesgo a la baja clave, por los gastos que representa la pandemia y que perjudican las perspectivas.

Las condiciones económicas aparentemente continuaron mejorando en el segundo trimestre, gracias a mejores indicadores en gasto de los hogares, crecimiento de la producción industrial y de las exportaciones e importaciones de bienes que repuntaron notablemente en abril y mayo. Además, la tasa de desempleo fue en promedio más baja que en el primer trimestre.

Los analistas de FocusEconomics ven que la economía se expandirá un 2,7% en 2021, pero que es 0.2 puntos porcentuales menos que el pronóstico del mes pasado.

*Este artículo es elaborado por el equipo de Valora Analitik para Grupo SURA. Su contenido es de carácter periodístico y no compromete posturas o recomendaciones específicas de nuestra Organización.