• La Fundación SURA en Colombia celebrará medio siglo de trabajo con acciones enfocadas en la construcción, apropiación y entrega de conocimiento aplicado a la gestión social.
  •  Durante 2020 la Fundación SURA aumentó su inversión social hasta COP 26,064 millones (USD 7 millones), la más alta de su historia. Durante este año, acompañó diversas iniciativas que mejoraron las condiciones de 280 mil personas y 2,563 organizaciones.
  •  Este esfuerzo adicional fue producto de la activación de la línea de Asistencia Humanitaria para mitigar consecuencias de la pandemia, que benefició a 76 mil personas y 131 organizaciones que participaron de las acciones de esta línea.

La Fundación SURA, alineada con su propósito de crear bienestar y desarrollo sostenible a través del fortalecimiento de capacidades, proyecta invertir COP 16,555 millones en 2021. Estos recursos se dirigirán, principalmente, a fortalecer las iniciativas para apoyar una reactivación escolar segura, aportar al fortalecimiento institucional del sector cultural, contribuir a un mejor ejercicio de la ciudadanía y continuar mitigando el impacto de la pandemia en las sociedades donde la Fundación hace presencia.

 Este año la Fundación SURA conmemora sus 50 años de trabajo, por medio de diferentes acciones que buscan apalancar la articulación de actores públicos y privados a las iniciativas que lidera y acompaña como agente social.

 "Reconocemos el valor de la gestión social y durante décadas hemos acompañado el desarrollo de iniciativas con impacto social. Al cumplir 50 años de la Fundación SURA, queremos darles valor a los aprendizajes construidos con otros y generar conocimiento que nos permita como sector, tomar cada vez mejores decisiones dirigidas al bienestar y la calidad de vida de las personas”, afirmó Maria Mercedes Barrera, Directora Ejecutiva de la Fundación SURA en Colombia.

 Un ejemplo de esto son las prioridades de la Fundación para este año en su línea de Calidad de la Educación, enfocadas en acompañar y entregar capacidades a instituciones educativas públicas durante la etapa de reactivación escolar, de manera que puedan recibir a sus estudiantes de forma organizada y con los protocolos de bioseguridad necesarios, para un regreso controlado a las aulas de clase.

También se continuará aportando a fortalecer la institucionalidad y los procesos democráticos para la construcción de tejido social. Con esta línea, la Fundación busca que las personas puedan ejercer una mejor ciudadanía, a partir del conocimiento y la toma de decisiones conscientes e informadas. Para ello, en 2020 se apoyó a 17 instituciones y centros de pensamiento enfocados en reflexionar alrededor de la democracia, la autonomía, la paz, entre otros temas. Este año se fortalecerán escenarios de conversación, para un ejercicio de ciudadanía responsable, que se refleje en decisiones que permitan avanzar y construir sociedad.

En la línea de Promoción Cultural, se mantiene el apoyo a la Promotora Cultural de Antioquia, iniciativa conjunta con otras organizaciones públicas y privadas que lidera Proantioquia, como aporte a la sostenibilidad de la gestión que adelantan las entidades beneficiadas.

Además, se dará continuidad a la iniciativa Música Lab, que forma 150 artistas de Colombia, México y Chile en habilidades digitales aplicadas al sector musical. A su vez, se desarrollará la tercera fase del proyecto de Emprendimiento Cultural Urabá, en alianza con la caja de compensación familiar Comfama y la Corporación Interactuar, que acompaña 22 emprendedores culturales de esa región de Antioquia.

Finalmente, acerca del programa de Voluntariado Corporativo de SURA que lidera la Fundación, para este año se ampliarán las experiencias virtuales y mentorías a organizaciones sociales desde la transferencia de conocimiento, que el año pasado se tradujo en 3,247 horas de trabajo comunitario que beneficiaron a 1,165 personas.

La gestión del 2020 en cifras

El año pasado nos enfrentamos a una situación extraordinaria en la que replanteamos los planes de trabajo de la Fundación. Algunas acciones cobraron mayor sentido y activamos la línea de Asistencia Humanitaria como un acto de profundo respeto por el ser humano. Por eso tuvimos un aumento significativo de nuestro presupuesto inicial y llegamos a 280 mil personas y 2,563 organizaciones”, añadió Maria Mercedes.

De igual forma, parte de los aportes desde la línea de Promoción Cultural estuvieron dirigidos al fortalecimiento de la institucionalidad del sector para que las organizaciones culturales pudieran continuar durante la pandemia. En este sentido, se destinaron COP 1,472 millones de aportes adicionales. En total, se apoyaron 121 organizaciones y más de 157 mil personas.

Finalmente, en la línea de Calidad de la Educación, se trabajó durante el 2020 para asegurar procesos formativos continuos y a largo plazo en medio de la virtualidad. En esta línea se invirtieron COP 6,634 millones, beneficiando desde diferentes procesos a 2,161 organizaciones y 8,806 personas.