Esta pregunta tiene dos respuestas, aparentemente, contradictorias. Por un lado, un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) indica que los latinoamericanos no reservan lo suficiente de sus ingresos. Pero el último informe Consumer Watch del Kantar Worldpanel arroja que el 76 % de los latinoamericanos encuestados declara ahorrar voluntariamente.

En la región, entre 1980 y 2014, solo se ahorró el 17,5 % del Producto Interno Bruto –PIB–, muy por debajo del 33,7 % de las economías emergentes de Asia y el 22,8% de las avanzadas, según una investigación del BID a 2017.

Allí se plantea que el problema del ahorro es una mezcla entre el desconocimiento de los productos financieros que facilitan el ahorro y una alta cuota de desconfianza en las entidades formales que lo permiten.

Una muestra clara es que en la región solo el 16 % de los mayores de edad tienen una cuenta bancaria, mientras que en los países desarrollados esta cifra es superior al 50 % de la población. 

¿Por qué los latinoamericanos no ahorran?

El Departamento de Investigación del BID –RES–, en su libro Ahorrar para desarrollarse , plantea que las principales razones por las que los latinoamericanos no ahorran están relacionadas con experiencias pasadas, rasgos sicológicos, carga genética y el uso del lenguaje.
1.   "No creo en los bancos". Las crisis financieras y las devaluaciones en países como Argentina, Venezuela o México, siguen siendo un fantasma para los latinoamericanos. Además, la falta de alfabetización financiera es una de las principales razones por las que las personas no creen en las entidades financieras. Según el BID, la mayoría de la población en Chile, Colombia, Guatemala, México y Perú no comprende términos como "tasa de interés" e "inflación".​

2.   "Lo llevo en los genes". Estudios recientes revelan que un tercio de las variaciones en las tasas de ahorro están relacionado con las diferencias genéticas. Además, que las personas poco ahorradoras son más propensas a fumar y a ser obesos, pues poseen rasgos como falta de autocontrol y dificultades para posponer la gratificación. 

​Al respecto, el estudio del BID plantea que alrededor de un tercio de la población urbana en México, Perú y Brasil se puede considerar como descontadores hiperbólicos: personas cuyas elecciones de consumo hoy revelan una mayor impaciencia que sus elecciones en el futuro.

3.  ¿Uso del lenguaje? La relatividad lingüística analiza si la forma en que hablan las personas afecta la manera en como ven el mundo. Un estudio reciente demuestra que los chinos marcan menos rígidamente las diferencias entre eventos presentes y futuros que los colombianos, que suelen realizar una distinción muy clara. Este grado de referencias al tiempo futuro (FTR, por sus siglas en inglés) está relacionado con la manera en que las personas toman decisiones: los países con un idioma con FTR fuerte ahorran alrededor de cinco puntos porcentuales menos por año que países comparables con idiomas que realizan una distinción más débil entre presente y pasado.

4.  "Status quo".  La inercia y la falta de atención también afectan las decisiones de ahorro de los latinoamericanos. Por ejemplo, a la hora de ir al supermercado, compran las mismas marcas sin analizar otras opciones. Esta preferencia por el  status quo  es una elección segura que lleva a desarrollar hábitos financieros negativos. 

​Ante la crisis, hay que ahorrar
El 86 % de los habitantes de Latinoamérica y el Caribe sienten que sus países están en crisis. Este es uno de los principales resultados del estudio Consumer Watch , realizado en el 2017 por Kantar Worldpanel, una empresa global experta en el desarrollo de investigaciones sobre las compras reales de los hogares. Esta coyuntura económica ha generado en las familias la toma de conciencia para ajustar sus presupuestos, tener ahorros para cubrir emergencias y hacer rendir el dinero.

Los resultados del estudio Consumer Watch revelan que los latinoamericanos ya están pensando en ahorrar: el 79 % de los colombianos encuestados desean planear un ahorro, el 76 % de los peruanos, el 73 % de los mexicanos y los nicaragüenses, el 72 % de los brasileros y los panameños, el 67 % de los chilenos, el 64 % de los bolivianos, el 59 % de los encuestados en Argentina y Ecuador, y el 57 % de los salvadoreños. 

Estas cifras son corroboradas por el Estudio Latan 360º: el 72% de los latinoamericanos afirman que ahorran voluntariamente. Entre los resultados de esta investigación, realizada a más de 12.000 personas en México, El Salvador, Argentina, Chile, Colombia y Perú, se destaca que el 65 % de los habitantes de la región ahorran guardando dinero, mientras que el 35 % lo hace economizando en gastos. Además, el 67 % de las personas ahorran en los bancos, el 25 % guardan el dinero en sus casas, el 6 % usan instrumentos de ahorro y financieros, y el 4 % en Fondos de Pensiones.​