​​ Reconocer e incentivar la búsqueda de la excelencia, la innovación y la coherencia ética por parte de los periodistas y medios de comunicación es el objetivo del Festival Gabo, el cual se desarrolla en Medellín desde el 2013. Alrededor de 13 mil personas asistieron a las 42 actividades gratuitas, un concierto, un stand up ilustrado, una exposición fotográfica y la ceremonia de premiación del Premio Gabo, como reconocimiento a los mejores trabajos de Iberoamérica en las categorías de Texto, Imagen, Cobertura e Innovación. Cerca de 86 periodistas de 20 países hicieron parte de este encuentro de diálogo y reflexión sobre su labor. Por medio de este Festival, la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), y gracias a la alianza público privada conformada por SURA, Bancolombia y la Alcaldía de Medellín, otorga un reconocimiento a los periodistas y a su rol en la construcción y difusión de información sobre las realidades sociales, políticas, económicas y culturales de las regiones, ciudades y naciones, a partir de las bases de este oficio, tales como la equidad, imparcialidad, precisión, investigación, el relacionamiento ético con las fuentes y la información. Como lo destacó Martin Baron, editor de The Washington Post, en su discurso durante el #PremioGabo: "Sin buenas ideas para convertirlas  en  historias,  sin  reportear bien  esas  historias, sin escribirlas bien, sin desempeñarnos al máximo nivel en todos los aspectos, no seremos exitosos. Todas las herramientas tecnológicas del mundo no pueden sustituir el periodismo fuerte, el periodismo que informa a nuestra comunidad y a nuestro país, que forma las bases de nuestra sociedad civil y de los gobiernos democráticos". Una reflexión que también compartió Marina Walker, periodista argentina y directora adjunta del International Consortium of Investigative Journalists (ICIJ), en su charla sobre la reconocida investigación periodística Panama Papers, en la que resaltó el valor del rigor investigativo, el trabajo colaborativo y el uso de las nuevas plataformas digitales y formatos comunicativos. "Esta investigación no hubiera sido posible sin una red de periodistas de investigación. Lo hicimos desde un periodismo colaborativo y transnacional. Por eso, los aliento a que empiecen a crear sus redes. A trabajar juntos, a crear y equivocarse juntos. Fue la confianza en los otros la que nos llevó a lograr ese difícil trabajo de terreno". De igual forma, para Carlos Dada, director El Faro (proyecto periodístico ganador del Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabo), el centro del trabajo periodístico de El Faro ha sido concebir el trabajo en red y colaborativo como la base del periodismo crítico, humano y riguroso que, como lo sostiene, es el deber ser de todo periodista y medio de comunicación. "Aventurarnos a la producción de formatos largos cuando la sensatez llamaba a someterse a la dictadura del clic. Mientras otros se entregaban a la imagen de impacto, reivindicamos la palabra como lo más preciado que tienen nuestras comunidades. La palabra de la víctima, la palabra del testigo, la palabra de la memoria y la palabra del narrador. Hablamos mucho, escribimos mucho, fotografiamos mucho, porque es lo único que podemos   dar a nuestros lectores, oyentes, espectadores, a nuestra comunidad". Este año 1,645 trabajos fueron postulados al Premio Gabo, de estos 819 en la categoría Texto, 287 en Imagen, 202 en Cobertura y 337 en Innovación. Al finalizar, 10 pasaron a la selección oficial de mejores trabajos y cuatro fueron los ganadores . Cada uno de ellos reivindicó el valor del rigor investigativo, la integridad y compromiso con la verdad, la calidad narrativa y la vocación de servicio. Como lo dijo María Laura Chang, finalista en la categoría Cobertura: "Siempre estar cerca de los verdaderos afectados fue lo que nos motivó. Saber que lo importante de la noticia es la persona, tener mayor cercanía con ellos y hacerlos visibles desde el respeto". Que sea el periodista un explorador e investigador responsable de transmitir mensajes críticos, argumentados y reflexivos. Que la información que recopilen, construyan y difundan promueva aprendizajes y transformaciones en las comunidades. En palabras de Mónica Baró, finalista en la categoría Texto: "Con nuestras investigaciones estamos haciendo periodismo y, en simultáneo, una labor pedagógica, porque sabemos que la gente tiene derecho a saber y conocer la memoria de su país" . De esta forma, el #FestivalGabo, con cada uno de sus espacios de encuentro y diálogo, reafirma el compromiso del periodismo, las organizaciones públicas y privadas y la ciudadanía con el desarrollo de las sociedades desde la gestión del conocimiento, la información crítica y reflexiva, y la libre expresión de las personas que las integran y las construyen. Elementos en los que los periodistas tienen un papel clave, ejerciendo su labor desde la ética periodística y en el relacionamiento independiente.