​ Medellín, julio 11 de 2014 – Hoy se cumplen 40 años de la inauguración de El Monumento a la vida, la representativa obra de Rodrigo Arenas Betancourt ubicada en el centro de Suramericana de Otrabanda, al occidente del río Medellín. Rodrigo Arenas, nacido en El Uvital, área rural de Fredonia (Antioquia), se convirtió en el escultor oficial por elaborar monumentos que recuerdan a los héroes de la independencia. Realizó algunas de las más importantes esculturas de la época de los sesquicentenarios, entre las que se destacan: El Bolívar desnudo para la Plaza de Pereira, El Córdova para la plaza principal de Rionegro, Antioquia, y la monumental obra Los Lanceros, conmemorativa de la Batalla del Pantano de Vargas. Una de sus obras más complejas fue El Monumento a la vida, un encargo hecho por Suramericana, que se convirtió en uno de los principales monumentos artísticos patrimoniales de la ciudad de Medellín. El artista, la definió como “una obra que no se trata con un programa rígido e inflexible, sino de un conjunto que está ahí, en medio del aire balsámico de Medellín, en medio del sol ardiente y del agua, para que cada quien lo contemple y lo goce y le encuentre su propia explicación y su particular significado.” La escultura, que se construyó como complemento de la sede central de la Compañía en Medellín, fue donada por esta e inaugurada el 11 de julio de 1974. Entre tanto, Gonzalo Alberto Pérez Rojas, Presidente de Suramericana, aseguró “Suramericana ha mantenido un vínculo estrecho con los temas de arte y cultura a lo largo su historia, reconociendo en ella el gran valor patrimonial e histórico, además, la Compañía quiere destacar uno de los patrimonios culturales más importantes de la ciudad de Medellín, como reflejo del esfuerzo que hacemos desde adentro por rescatar nuestras bases y orígenes”. Entendiendo que el cuidado de la calidad de vida, lo mismo que el desarrollo integral de los individuos y las comunidades son parte esencial del propósito de la Compañía, Suramericana promueve e invierte en la promoción cultural, conscientes de la importancia del arte y sus manifestaciones como elemento de transformación social.