Emprender es una actitud que marca la vida de muchos y es una ventana abierta a la creación y transformación de empresas que generan valor y contribuyen al desarrollo de comunidades y países.

  • Colombia: el 25 % de los emprendimientos sobrevive a los cuatro años.
  • Chile: el 25 % cierra en el primer año.
  • Argentina: solo el 7 % de las empresas llega al segundo año.
  • México: 75 % de las empresas cierran a los dos años.

La independencia, el desarrollo personal y la generación de empleo refuerzan las ideas de negocios que buscan un cambio de vida basado en el liderazgo. Según informes del Banco Mundial, uno de cada tres trabajadores latinoamericanos es independiente o tiene una pequeña empresa, sin embargo muchos emprendimientos dejan de funcionar al poco tiempo de ser fundados:
Un estudio realizado en Colombia por Grupo SURA,  la Fundación Bavaria y la Universidad del Rosario, en el que se encuestaron a 324 emprendedores, arrojó cuatro razones principales que sirven de referencia a quienes comienzan o están en el camino de emprender.

Problemas de financiación e ingresos
​​
El 74 % de los encuestados no tuvieron los ingresos suficientes. En este contexto, un estudio similar realizado en  México por el Failure Institute, arrojó que el 65 % de consultados reportó las mismas causas.

Por otro lado, los problemas en el financiamiento como causa de cierre fueron reportados por el 63.9 % de los encuestados. De hecho, según el estudio , en Colombia el 82.7 % comenzó su negocio con recursos propios, de amigos o familiares y la gran mayoría reportó las dificultades para acceder a inversionistas o fondos del Estado .

Para Felipe Santamaría, managing director de Rockstart, una aceleradora holandesa con sede en Colombia, esta causa es común en toda Latinoamérica. Pero destaca que las inversiones externas no serán de mucha ayuda si los emprendimientos no son sostenibles por sus productos y clientes.

Mala planeación

De otro lado, casi siete de cada diez emprendedores dijeron fracasar por problemas en la ejecución y por no contar con un plan de negocios básico que evidencie hacia dónde enfocar el emprendimiento, su pasado, presente y marque una visión clara de la ruta a seguir.

Además, los emprendedores también reconocieron que es importante tener experiencia y herramientas gerenciales para poder darle norte claro al negocio.

El estudio reforzó la idea de que para llevar a cabo una buena planeación es importante tener conocimientos sobre administración o contar con un equipo que los tenga. "Para administrar se necesita un administrador", dijo uno de los encuestados.

Además, tener claros los roles, aprender de los errores, implementar indicadores de gestión y hacer una supervisión constante son claves para que los aspectos organizacionales de una compañía marchen según lo esperado y pueda crearse una estrategia integral que genere compromiso.

Para el empr​​esario y profesor español Pau García-Milá, uno de los principales atributos de los emprendimientos latinoamericanos es la capacidad de adaptación. Sin embargo, se le deben añadir otros elementos para que las empre​​sas sean exitosas.

Mercadeo
​En tercer lugar, muchos emprendedores vuelcan los esfuerzos sobre aspectos financieros de su idea de negocio o naciente empresa y dejan un poco de lado el mercadeo, campo fundamental para darse a conocer en mercados objetivos y atraer nuevos clientes.

No en vano, el 17.5 % de los encuestados en el estudio que apoyó Grupo SURA respondió que tuvo problemas con la publicidad y con una mala elección de punto de venta , mientras que el 15.5 % reconoció que llevó a cabo un mal estudio del mercado.
El mercadeo busca un equilibrio de las cuatro "P": producto, precio, promoción y plaza para que el negocio se mantenga en crecimiento.

Para Felipe Santamaría, un buen estudio de mercado debe leer un público objetivo para crear productos que aborden sus necesidades directas y lograr un equilibrio entre las cuatro "P". De esta investigación también deben surgir las elecciones del punto de venta y el diseño de los empaques o envases.

La Kauffman Foundation, citada por el estudio, sostiene que es vital entender el mercado, los hábitos de compra de los consumidores, caracterizar muy bien a los clientes potenciales y saber cuánto están dispuestos a consumir. A partir de esto es importante definir una propuesta de valor clara que responda a las necesidades del público y al valor agregado del producto que lo hace sobresalir sobre la competencia.

Inconvenientes con el equipo de trabajo

Finalmente, el 26.2 % de consultados  señaló que la falta de desarrollo del personal fue una causa decisiva para que su emprendimiento fallara, otro 24.3 % tuvo problemas con las compensaciones y el 18.5 % no seleccionó adecuadamente el equipo de trabajo.

Esto coincide con el estudio realizado en México por el Failure Institute: el 29 % falló en el desarrollo del personal, el 21 %  tuvo problemas en las compensaciones y el 20 % aceptó que no hizo una adecuada selección de los empleados.
Al respecto, Felipe Santamaría agrega que muchos futuros emprendedores tienen una mala aceptación del fracaso e incluso desisten cuando aún hay opciones. "Se ha generado una moda por emprender y muchas de las personas que deciden hacerlo creen que es muy fácil y tienen una concepción errónea. Entonces cuando se enfrentan a la realidad hay una decepción y cierran al poco tiempo cuando aún hay soluciones".​

Sin embargo es necesario tener presente que a pesar de estos inconvenientes sí es posible emprender exitosamente. De hecho, según Santamaría, el emprendimiento en América Latina crece a un ritmo acelerado, sobre todo en países como Brasil, Colombia, Chile, México y Argentina .

Ese comportamiento se explica por las múltiples alternativas que se presentan en distintos sectores para convertir retos en oportunidades de resolver problemas puntuales, un campo abonado para ampliar el horizonte de los emprendedores latinoamericanos.​