​ Compartimos la entrevista realizada por el diario colombiano El Tiempo a David Bojanini, CEO de Grupo SURA. Si desea conocer el artículo en el portal del diario,haga clic aquí. Fuente: redacción Economía diario El Tiempo. Presidente del Grupo Sura dice que urge aumentar las exportaciones con valor agregado. En poco menos de siete meses el Grupo Sura hizo tres jugadas que lo llevaron a posicionarse no solo como uno de los inversionistas más destacados de Latinoamérica sino, quizás, como la multilatina colombiana con mayor solidez y presencia en la región. Para ello invirtió 1.420 millones de dólares. Compró los activos que la aseguradora inglesa RSA tenía en Latinoamérica, así como el 4,34 y el 7,3 por ciento que JP Morgan y la holandesa General Atlantic poseían en su filial Sura Asset Management. Las cifras del conglomerado empresarial y financiero hablan por sí solas: 514 billones de pesos bajo administración, 14 billones en ingresos y 1,3 billones en utilidades en el 2015. Con el cierre de sus más recientes compras este año, tendrá una nómina de más de 56.000 empleados, presencia en 11 países y un portafolio de 53 millones de clientes. David Bojanini García, quien lleva las riendas de Sura, dice no temerle a las coyunturas difíciles porque sabe que estas pasan tarde o temprano. Su preocupación se enfoca más bien, en mantener los retos que le imponen los mercados y la competencia, y para ello tiene un arma invaluable: el talento humano de su organización. ¿Por qué están recomprando la participación de algunos de sus socios? Cuando se adquirieron los activos de ING (en 2011) se acudió a varias fuentes de financiación y una de estas fue la participación de fondos de capital privado. Ellos (JP Morgan y General Atlantic) tomaron la decisión de salirse, por lo que desde el año pasado venido recomprando esas cuotas que tenían en Sura Asset Management. Ahora controlaremos el 78,7 por ciento de nuestra filial. El 2015 no fue un año fácil, ¿cómo logran sortear esa coyuntura? Desde el punto de vista operativo nos fue bien. En seguros las primas crecieron alrededor del 16 por ciento; en Sura Asset se creció en promedio un 11 por ciento, medidos en moneda local y eso hizo que a las empresas les fuera muy bien. Pero lo que no estuvo tan bien fueron los mercados de capitales, porque las inversiones no arrojaron buenos rendimientos. ¿Qué fue lo que más los afectó? La volatilidad derivada de lo que ha venido pasando con las materias primas, las devaluaciones en los distintos países, en general, las crisis ha hecho que las inversiones tengan mucha volatilidad y eso afectó una parte de los balances de las empresas. Por ejemplo, en seguros el rendimiento de las reservas no fue tan bueno; en el caso de Sura Asset, la comisión de los fondos, tampoco fue positiva debido a que los rendimientos no estuvieron bien, pero son cosas que vuelven a recuperarse y a nosotros esa parte no nos preocupa. Qué le preocupa… Nuestra atención está enfocada en conseguir un mayor portafolio de clientes, que los ingresos crezcan y que mantengamos o crezcamos nuestras cuotas de mercado, como lo venimos logrando. ¿Cómo engranar esos objetivos en periodos difíciles como el actual? Como todos los negocios nosotros nos basamos en el talento humano. Creemos que nuestra competitividad está soportada por las personas, invertimos en su formación, en mejorar su nivel profesional para mantener esos retos que nos imponen los mercados y la competencia. ¿Dónde comienza esa formación en una organización como esta? Se empieza por definir los perfiles de los cargos cuando se va a vincular una persona, que estas se ajusten al puesto de trabajo. Luego de su vinculación es fundamental hacer una inducción, mantener procesos de formación para mejorar su nivel de calificación laboral y su calidad de vida. Tener una comunicación de doble vía y también es clave el apoyo y formación de líderes. Somos unos convencidos de que estos son los que mueven las empresas, por eso contamos con programas de liderazgo de equipos. Cree que a las empresas les falta avanzar en esto… No sé. Pienso que hay unas muy avanzadas otras que no le prestan mucha atención y eso pasa en todo el mundo, pero cada vez más las compañías nos damos cuenta de la importancia que juegan las personas en el crecimiento y la competitividad. El bienestar también cobra importancia hoy… Nosotros lo que le pedimos a las personas es que tengan un equilibrio de vida. Uno trabaja, pero debe tener tiempo para la familia, la recreación y hacer cosas personales; esto hace que la gente responda mejor a sus retos laborales. ¿Cómo ven el 2016? Creo que no será menos bueno sino parecido al 2015 cuando la economía creció más del 3 por ciento siendo uno de los mejores de la región. El país crece porque hay un consumo interno importante, el desarrollo de las obras de infraestructura genera empleo y este hace que el consumo aumente. Veo mucha sustitución de importaciones por el tema del dólar y eso ha reactivado la industria nacional, lo cual es muy bueno. ¿Qué cree que hace falta? Las empresas tienen que hacer un esfuerzo grande, sobre todo las productivas, en actualización tecnológica para ser competitivas internacionalmente y que se aumenten las exportaciones con mayor valor agregado. Es cierto que los precios del crudo han mejorado, pero esto no puede ser la solución.​